VOSOTROS QUE ME LLAMÁIS POR MI NOMBRE

Vosotros,

que me llamáis por mi nombre,

decidme quién soy.

 

Alguien he de ser

si ocupo,

peso,

duelo.

Alguien he de ser si vosotros,

que me llamáis también amigo

-algunas veces,

me hacéis hueco entre vuestros brazos

y en la mesa.

 

Ahora que resuena mi onomástica

más ajena a cada grito:

por no elegida,

por común,

o por esta alergia mía

a las festividades y a las costumbres,

 

ahora que me enfrento

al rostro tercamente repetido del espejo,

con la actitud de un animal

que confunde su reflejo con el enemigo

ante las risas del dueño

-Y sin embargo: ¿no estará en lo cierto?-,

 

decidme vosotros,

que tomáis por familiar mi cuerpo

y fingís no reparar en los estigmas

                de tanto aborto de futuro,

decidme siempre,

hasta cuando ya no yazca

en vuestra holgura mi misterio,

decidme…

Y sed

para este desconocido infectado de ayeres

apóstoles de sí mismo.

Anuncios

2 comentarios en “VOSOTROS QUE ME LLAMÁIS POR MI NOMBRE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s