HOMBRE HUÉRFANO DE CASA

Construye tu presencia

habitaciones,

que abandona puntual

e imperturbable

a las seis horas.

 

Da el tiempo para algún café,

para algunos paseos,

para asegurarnos de que entendemos

 lo que callamos.

 

Irremediablemente quedo,

después,

con una casa vacía.

 

“Enorme y vacía”

-me digo al despedirte-,

“toda llena de tu ausencia”

-me digo al despedirte-,

 

y la casa regalada

que me ignora

aguarda nueva

alguna planta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s