MIRADAS

A veces explotan al volante,

minas persona a la orilla de algún semáforo.

Otras pasan silbando cerca de la sien en un paseo marítimo,

impactan con precisión de francotirador en bibliotecas y librerías

o decretan altos el fuego aprovechando la esperanza urgente de un aeropuerto.

 

Los vagones de metro son ideales para romperse las pupilas,

las pestañas se disecan en ciertas paradas de autobús

-depende de la hora y del calor-,

los trenes son trincheras,

seguridad tensa de asientos numerados y finales de trayecto,

y tienen oficina de ojos perdidos todas las estaciones:

fosas comunes de globos oculares.

 

Los cristalinos miden labios en las colas de los supermercados,

las escaleras mecánicas hacen tiritar los lacrimales,

en los patios interiores asesinan poemas los párpados, las ojeras,

y es de dominio público que el iris se abrillanta en las cafeterías

a la hora del desayuno.

 

Los museos tensan el nervio óptico,

las miradas en los parques bajan el humor vítreo hasta las piernas,

la mayor tasa de trasplantes de córnea se produce en las aceras

y el mar es aficionado a clavar pieles en la retina.

 

Los puntos ciegos son inherentes a los bares,

la esclerótica predomina en baños y cuartos trasteros,

los ligamentos sufren en las peluquerías

-donde en consecuencia es fácil dejarse los ojos olvidados-

y la pequeña luna del iris brilla especialmente en los ascensores.

 

Por todas partes hay ejércitos de ojos,

barracones, búnkeres de ojos,

mercaderes de ojos traficando

con cuerpos huérfanos de tiempo y de paciencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s